miércoles, 24 de octubre de 2012

Un ruego

Poema burlesco de 18 versos agrupados en tres estrofas, que se publicó en Madrid cómico el 22/1/1887, página 6.


Niña hechicera de esbelto talle
como la palma que allá en el valle
su alta cimera nunca abatió,
de tez de nieve, nácar y rosa
y tan modesta pura y graciosa
como mi mente te concibió.

Aunque al oírme sientas enojos,
aunque las tintas de los sonrojos
al escucharme tiñan tu faz,
aunque me hieras con tu despecho,
aunque gigante brote en tu pecho
de ira y de rabia, chispa fugaz,

He de rogarte, bella Dolores,
ángel hermoso de mis amores,
grata esperanza, dulce ilusión,
que no te pongas tan pronunciado
y tan torcido y almidonado
ese demonio de polisón.

2 comentarios:

Pepa dijo...

Me ha encantado la poesía. Así es fácil conquistar a las mujeres, con la palabra. Y creo que él usó su literatura para ello. Nunca había leído esta poesía así que muchas gracias por vuestra labor.
Voy a guardarla en mi archivo digital. Saludos Pepa Reyes

JLG dijo...

Pepa, muchísimas gracias por su comentario. A ver si cogemos pronto el ritmo de trabajo y recopilamos con acierto y rapidez las publicaciones de Arturo Reyes que andan dispersas por las revistas de la época.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada