domingo, 10 de febrero de 2013

Reseña De Mis Parrales



Arturo Reyes, en insigne poeta del alma malagueña, no lo es menos prosista. Bien lo demuestra en su última serie de cuentos De mis Parrales.

La prosa de Arturo Reyes fluye enérgica y llena de vida al describir los tipos varios de «En la carretera».
En todos sus asuntas refleja el poeta andaluz la grandeza espiritual que caracteriza al pueblo malagueño.

Un ejemplo de esto es el cuento «Playa de Levante», donde se pone de manifiesto la admirable sencillez de los nobles marinos de aquellas playas.

En "El vendaval" también trata este asunto en otra fase. Un hombre de mar, enamorado de una hermosa hembra, la amenaza con hacer desaparecer á su amante, enemigo de él; ella contesta: «En ese caso te aborrecería á ti con tos mis cinco sentíos.» 

De pesca los amadores, una ola mostruosa arrebata de la lancha al favorecido. Entonces; el desdeñado, acordándose de las palabras de ella, con grave riesgo de su vida, le salva.

«La hora del triunfo», cuento ya admirado por nosotros en las columnas de la prensa diaria.

«A la sombra de un chaparro», encanta por la elevación de miras del protagonista.

En todos los cuentos chispea y corre la gracia, y sal verdaderamente andaluza. El diálogo vivo y sutil de «Hombres de bandera», la diaria de los bandoleros «En la Venta del Tiznao», y el cuadro de costumbres, observado como sabe Arturo Reyes, de «La Casa de préstamos», dan fe de ello.

Los cuentos andaluces «De mis parrales» han alcanzado, al escribir estas líneas, el merecidísimo éxito de que son acreedores al traernos en sus deliciosas páginas los perfumes del campo andaluz y el aroma de su flor más exquisita: la mujer malagueña.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada