sábado, 19 de enero de 2013

Almuerzo en honor de Arturo Reyes



En el hotel Inglés se verificó ayer el anunciado almuerzo que amigos y admiradores do Arturo Reyes habían organizado para solemnizar el triunfo conseguido por el escritor malagueño con su novela  La Goletera.

Eugenio Sellés y Jacinto Octavio Picón ocupaban la presidencia de la mesa, teniendo entre ambos á Arturo Reyes.

Asistieron además á la fiesta los Sres. Benavente, López Ballesteros, Troyano, Francos Rodríguez, Thuiller, Laserna, Taboada, Fernández Shaw, el nuevo alcalde de Málaga, Sr. García Guerrero, Ramiro de Maeztu, Manuel Bueno, Sánchez Ramón, Ortega Munilla, Salvador Rueda, Rodríguez Chaves, Leyva, Cantín, Jimeno Vizarra, Sánchez Calvo, Marques, Bonald, Prieto Mera, Rodríguez Serra, Beltrán y de Torres, Castañer, Alcalde (D. José), «Monte-Cristo», Hernández y Bermúdez, Fernández Arias (D. Adelardo), Méndez (D. Félix), Gutiérrez Gamero, Luca de Tena, Gabaldón, Campo Moreno, Rivas (D. Enrique), León Roch», «Ángel Guerra», Varela (D. Aurelio), Trigo (D. Felipe), Melchor de Palau, Rojas y Relosillas, Rodolfo Gil, Padilla (D. José), Rodríguez (D. Juan), Sabau (D. Pedro), Asencio (D. Francisco P.), Estrada (D. Nicolás), Carvajal (D. José María), Madrid (D. Miguel G.), García Medina, Carlos Luis de Cuenca, Martín Azcárate, Jurado de la Parra, Alfonso Sawa, Fernandez Vaamonde y otros.

No hubo brindis. Arturo Reyes dio gracias por el honor que se le dispensaba en frases tan breves como efusivas.

Después se dió lectura á una carta de D. Juan Valera á Arturo Reyes, en que, después de deplorar que sus achaques y su ceguera le impidieran asistir al banquete y de anunciarle que había escrito un artículo acerca de La Goletera , que aparecerá en el primer número de La Lectura, añade:

Entretanto, me complazco en asegurar á usted que, á pesar de cierta repugnancia que siento yo por las mozas que se crían en el arroyo y por los parroquianos de las tabernas más plebeyas que se calzan el coturno y representan tragedias por todo lo alto, y no en parodia, como « El Manolo» ó «Pancho y Mendrugo», la novela de Vd. me ha interesado muchísimo. Y como yo entiendo que usted, con inspiración dichosa y arte magistral ha salvado ó vencido las disonancias y dificultades que en el tal género trágico-rufianesco me parece que hay, yo, por la virtud de su libro de Vd., desecho preocupaciones y, á fin de aplaudir resueltamente á «La Goletera», abjuro de ciertas doctrinas literarias, que, con fundamento ó no, he sostenido siempre, aunque no observado en la práctica.

Nuestro compañero Mariano de Cavia dirigió también al Sr. Reyes una carta, en que dice:

Estoy con un recrudecimiento en mis dolores reumáticos, y tengo que privarme del gusto de acompañar á los amigos, que rinden á Vd. afectuoso y justísimo tributo. Pero en espíritu con usted estoy, porque me he puesto á releer las radiantes páginas de «La Goletera», en la seguridad de que esas llamaradas de color, de pasión y de habla andaluza, me han de ser de tanto provecho como si me hallara curándome en pleno suelo y en pleno aire de Málaga.
Le admira, le quiere y le felicita, Mariano de Cavia.

El Sr. Pérez Galdós, que fue quien primero se inscribió en la lista del banquete, no pudo asistir á éste por hallarse en Toledo; pero escribió á Arturo Reyes una cariñosa carta llena de elogios, en que expresaba su vehemente deseo de que se le considerara como presente, y le renovaba su felicitación por el éxito logrado por «La Goletera.»

También enviaron cartas de adhesión los señores Mellado (D. Andrés), Dicenta (D. Joaquín), y se dio lectura á ingeniosos versos de los señores Gil (D. Rodolfo) y Limendoux.

Se recibieron telegramas de felicitación de Manuel Reina, Castell, Urbano, Díaz de Escovar (D. Narciso), Ricardo León, González Anaya, Rafael Mijana y otros.

La fiesta resultó por todo extremo agradable, como correspondía al simpático fin que la motivaba.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada